fbpx

USABILIDAD WEB

La usabilidad web hoy en día es una norma básica para cualquier web que tenga como objetivo ser útil para sus futuros usuarios. Crear, diseñar y desarrollar una página web que no ha tenido en cuenta al público a la que va dirigida es como darle a un niño de 3 años un mando de la Play Station; probablemente toque los botones, pero es mucho más probable que lo chupe y lo lance al suelo alguna que otra vez.

Qué es la usabilidad

Existen tantas definiciones del término usabilidad como expertos hay de este tema. En mi caso me voy a decantar por la que escribió Steve Krug en su célebre obra “Don´t make me think” (No me hagas pensar):

“Si algo es usable (da igual si es un sitio web, un control remoto o una puerta giratoria) significa que una persona de habilidad y experiencia media (o incluso por debajo de la media) puede imaginarse cómo usar esto para realizar algo sin que sea más difícil el coste que el resultado”.

Pero no podemos seguir adentrándonos en este apasionante mundo sin mencionar a dos de los grandes expertos sobre usabilidad y experiencia de usuario: Jakob Nielsen y Don Norman. Gracias a ellos hoy en día en mundo es un poco más sencillo y accesible para todo tipo de personas. Son de los primeros profesionales que pusieron por encima de cualquier cuestión, al protagonista de cualquier empresa: el usuario final.

Don Norman en su libro estrella sobre la experiencia de usuario nos habla de un objeto cotidiano: la puerta. No debería tener mucha complicación, ¿verdad? Pues os dejo un fragmento para que podáis comprende un poco mejor de qué os estoy hablando:

“Con una puerta no se pueden hacer demasiadas cosas: se puede abrir o cerrar. Supongamos que está uno en un edificio de oficinas, pasando por el pasillo. Se encuentra uno con una puerta. ¿En qué sentido se abre? ¿Hay que tirar o empujar, a la izquierda o a la derecha? A lo mejor es corredera. En tal caso ¿en qué sentido? Ha visto puertas que corren hacia arriba. Una puerta plantea únicamente dos cuestiones esenciales: ¿En qué sentido se desplaza? ¿De qué lado debe uno tocarla? Las respuestas las debe dar el diseño, sin necesidad de palabras ni de símbolos, y desde luego sin necesidad de hacer pruebas para ver cómo funciona”.

Si nos centramos en el ámbito que nos compete hoy, puedo resumir en que la usabilidad de tu página web es equivalente a las veces que tu usuario consigue llegar a su objetivo sin errar. Piénsalo. Cuando creas tu página web lo haces con un objetivo principal: convertir visitantes ocasionales en clientes y, si es posible, en fieles adeptos a tu marca. Pues bien, esto se consigue con una web que deja claro el objetivo y que sabe guiar eficazmente al usuario para la consecución del objetivo. Sin dudas.

Principios para el desarrollo de interfaces de Jakob Nielsen

Seamos realistas a la mayoría de nosotros no se nos da bien diseñar, pero también se puede aprender, igual no a ser el mejor de la clase, pero sí puedes ser capaz de crear algo funcional, útil, deseable y eficiente.

Nielsen es uno de los mayores expertos que hay en el mundo sobre este tema. Gracias a él y a sus estudios a día de hoy contamos con 10 principios que nos van a ayudar a analizar si nuestro diseño responde a las exigencias de un buen diseño, porque recuerda que para que un diseño cumpla su función, no debemos crear algo bonito, hay que construir algo que cumpla unos objetivos y responda a unas determinadas necesidades.

1- Visibilidad del estado del sistema. El sistema (la página web en este caso) mantiene informado al usuario de lo que acontece en el sistema en cada momento. Esto se realiza a través de un feedback adecuado y de fácil lectura.

2- Correspondencia entre tu web y el mundo real. El sistema debe hablar en el mismo idioma que usuario, con palabras, frases y conceptos familiares a él. Sigue convenciones del mundo real, haciendo que la información aparezca en un orden natural y lógico.

3- Control del usuario y libertad. Los usuarios en ocasiones escogen funciones erróneas del sistema y necesitan salidas de emergencia que se vean a simple vista para abandonar ese estado sin necesidad de mucha literatura.

4- Consistencia y estándares. El sistema (la web) que presentemos al usuario debe ser homogéneo, donde el uso del lenguaje, colores y elementos gráficos sea coherente. Si tus colores corporativos son el verde y el negro, no uses más colores, no es necesario y solo conseguirás despistar al usuario.

5- Prevención de errores. Este principio hace homenaje al refrán popular “prevenir antes que curar”. Es mucho más eficiente diseñar algo a prueba de errores. Presentar al usuario confirmación y sus opciones antes de realizar acciones correctivas. Te recomiendo que leas este artículo de NNGroup (Norman and Nielsen Group).

6- Reconocimiento antes que recuerdo. El usuario no tiene por qué memorizar acciones o datos. Es de vital importancia que toda la información que él necesite para actuar con tu página web sin necesidad de tener que recordar nada. Este principio hace referencia a la ya familiar acción de que tu gestor de correo recuerde los emails más frecuentes, por ejemplo.

7- Flexibilidad y eficiencia de uso. Permitir a los usuarios que personalicen las acciones frecuentes. Esto es algo parecido a cuando tu smartphone te pregunta si prefieres el entorno de la interfaz oscura o clara. Otro ejemplo es permitir a tu usuario decidir si quiere escuchar música o no mientras visita tu página.

8- Diseño minimalista y agradable. Muestra solo la información que necesite en cada momento. Podemos perder la atención de los usuarios que visitan nuestra página en menos de un segundo, por lo que intenta ser conciso e ir al grano.

9- Ayuda a los usuarios a reconocer, diagnosticar y recuperarse de los errores. Los mensajes de error deben ser expresados en lenguaje llano e indicando de forma precisa el problema y la solución adecuada.

10- Ayuda y documentación. El sistema (la web) que presentemos al usuario debe ser homogéneo, donde el uso del lenguaje, colores y elementos gráficos sea coherente. Si tus colores corporativos son el verde y el negro, no uses más colores, no es necesario y solo conseguirás despistar al usuario.

Newsletter

Suscríbete.
Tenemos mucho que contarte
(y que regalarte).

¿Quieres que un experto en usabilidad web analice tu página web sin compromiso?
Contacta con nosotros y realizaremos un análisis gratuito del estado actual de tu web.

7 recomendaciones para que tu web sea más usable

Por lo general a nuestros usuarios no les gusta sentirse perdidos o desconcertados cuando visitan una página web. Es por ello, que cuanto más sencillo hagamos el proceso o los pasos a seguir en la web, más posibilidades de éxito tendrá nuestra estrategia de conseguir clientes.

“Como usuario nunca deberías emplear ni una milésima de segundo en pensar cómo y dónde debes clicar”. Steve Krug

A continuación, te enumero algunas recomendaciones para que puedas poner en práctica en tu página web:

1- Adaptar tu web a la versión Tablet y móvil.

2- No abusar de los pop-ups (ventanas emergentes).

3- Utilizar un estilo y un diseño coherente y minimalista.

4- Evitar utilizar animaciones y un exceso de transiciones. Crean mucha distracción y aumenta el tiempo de carga de tu web.

5- Procurar que el usuario sepa en qué punto de la página se encuentra en cada momento.

6- Crea un Site Map. Además de ayudarte a estructurar tu contenido, ayuda a los robots de Google a leer tu página y a posicionar más fácilmente tu página web.

7- Usa menús que no sean muy profundos, pueden desorientar al usuario. Recuerda que el usuario no debería dar más de 5 clics para llegar al objetivo final de la web.

Diferencia entre usabilidad y accesibilidad

Si algo es usable no quiere decir que sea accesible para todos los públicos. Accesible significa que está diseñado y pensado para personas que tienen algún tipo de discapacidad. ¿Tu página web es apta para daltónicos o para personas con un alto grado de ceguera? Debemos tener en cuenta que dentro de nuestro target existen diferentes tipos de personas con distintos tipos de capacidades. No tener en cuenta a todo tipo de público puede hacer que perdamos un rango de clientes importante y, en cambio, si lo contemplamos nos estaremos posicionando positivamente hacia nuestro público y hacia Google, ya que premia considerablemente este tipo de páginas webs.

Te invito a que pruebes estas aplicaciones y pongas aprueba tu web:

- Funkify: un simulador de discapacidades.

- A11Y: es un validador de accesibilidad de contraste de color

Para terminar

Recuerda que cuando diseñas o planificas una página web el público al que va dirigido puede ser de lo más variado. Hay muchas formas en las que puedes ayudar a que tu usuario disfrute la navegación por tu web y, además, conseguir completar tu objetivo. Si tu web no es responsive, no es intuitiva, tiene muchos sonidos o vídeos repetitivos, solo vas a conseguir que nadie quiera quedarse a descubrir los beneficios de tu producto o servicio.

Desde aquí te animo a que evalúes tu web y descubras cómo puedes llegar a todo tu público por igual. El SEO mejorará, tu imagen como empresa se reforzará y tus clientes te lo agradecerán.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Suscríbete.
Tenemos mucho que contarte
(y que regalarte).

Suscríbete
a nuestra Newsletter

¿Quieres estar al día sobre nuestras novedades y nuestros trucos marketinianos y empresariales?
Solo te llegará una vez al mes y con contenido de interesante ¡prometido!