Transformación digital

Las nuevas tendencias en los bares

By 2 mayo, 2017 No Comments

Bares, qué lugares”, así rezaba la frase de la canción del mítico grupo de música Gabinete Caligari. Los bares existen desde tiempos inmemoriales. En un país como España, se trata de un lugar casi de culto. En pueblos y comarcas pequeñas y rurales existen iglesias, Ayuntamientos y, como no, bares. Estos establecimientos son lugares de encuentro, de ocio, de distensión y lugares de tertulias, debates e incluso acaloradas discusiones políticas o deportivas, llegado el caso. En definitiva, hablar de la vida misma y del día a día de los clientes que lo visitan.

Existen multitud de locales y de lo más variopintos, desde las pequeñas tascas de un pueblo donde se sirven vinos y los mayores disputan competidas partidas de cartas en las sobremesas, hasta bares temáticos de cine, flamenco, etc.

Estos últimos tienen en su decoración su mayor potencial, como los bares dedicados al séptimo arte, donde el cliente se siente como en un auténtico plató de cine, mientras degusta una cerveza fría o un vino. También de cine, pero esta vez personalizados en directores, nos encontramos en Nueva York con el Beetle House, dedicado al reputado Tim Burton, autor de películas tan famosas como “Pesadilla antes de Navidad” o “Beetlejuice”. Dentro de su carta podemos encontrar cócteles y comida que hacen referencia a este director, además de una decoración con estilo gótico, tal y como reflejan algunas de sus cintas. Esto no hace sino ofrecer un plus para atraer a los clientes a la barra y a las mesas de estos negocios.

Como decíamos, los bares han cambiado. Hablábamos de los locales rurales que poco a poco se fueron expandiendo a la ciudad a la vez que lo hacían estas últimas. Se ha pasado de una decoración y un mobiliario tipo de una barra alta con sillas altas y varias mesas con sillas, a los citados bares temáticos.

También los clientes han hecho sus modificaciones a la hora de acudir a este tipo de establecimientos. Antiguamente los clientes acudían al caer el sol, o antes de comer, en medio de las interminables jornadas laborales. Más tarde y con una racionalización en los horarios, se ampliaron estas visitas y algunos trabajadores ya acudían a media mañana a tomar un descanso y un refrigerio para tomar fuerzas y continuar con su jornada. Esto hizo que los bares se adaptaran a las necesidades de los clientes. Si por algo se caracterizan los bares es la amplitud horaria que ofrecen. Lo normal es que abarquen el horario desde el amanecer, hasta bien entrada la noche en algunos casos, además de los fines de semana, donde el usuario suele acudir de manera masiva aprovechando sus tiempos de ocio y descanso.

Al igual que ocurre con los hoteles y restaurantes, los clientes han cambiado su forma de conocer los bares. Este caso tiene la particularidad de que los bares llamados de ‘toda la vida’ eran más que conocidos para los habituales. Esto otorgaba cierta ventaja frente a hoteles y restaurantes que ya tenían su clientela, pero no para los visitantes y turistas que acudían y que lo hacían una vez en el lugar de paso de vacaciones o por motivos de negocios. También, funciona en este caso, el ‘boca-oreja’ y la reputación offline todavía a día de hoy sigue siendo efectiva. Con la llegada de la era digital, se ha cambiado el hecho de recomendar los bares. En páginas como TripAdvisor u otras, se encuentran fácilmente referencias sobre bares, comentarios de cómo y qué sirven, calidad, precio y recomendaciones.

Asimismo, se cambia el tipo de producto que se sirve. Se pasa de las habituales bebidas como pueden ser los vinos y las cervezas, a las bebidas elaboradas con mayor graduación de alcohol mezclada con refrescos. Esto ofrece un salto cualitativo en el servicio de los bares porque los clientes también demandan este tipo de bebidas, cada vez más sofisticadas y con más variedad, como son los más que conocidos gin-tonics.

Modelos de referencia:

Starbucks Coffee España

Serviáreas 2000

Brasa y Leña

Ejemplos de innovación:

En Nueva York nos encontramos el 230 fifth, en la Quinta Avenida. En el mismo podemos disfrutar de unas vistas privilegiadas mientras disfrutamos de un cóctel sobre su jardín-terraza, desde el cual se puede observar todo el skyline de Manhattan. Sin duda, una buena mezcla de sentidos: el gustativo y el visual, fundidos en uno solo.

Si de vistas hablamos, no podemos obviar el Baba Nest de Tailandia. Este local está rodeado por una inmensa piscina. Asimismo, está orientado hacia el oeste, desde donde se puede disfrutar de un impresionante atardecer.

Para los más atrevidos y para aquellos para los que el frío no es un impedimento, en la localidad sueca de Jukkasjärvi, se encuentra el IceBar, te haces una idea, ¿verdad? Pues efectivamente, este local está enclavado dentro de un inmenso iglú con temperaturas bajo cero, donde todo el mobiliario está hecho de hielo: desde la barra del bar, hasta las mesas donde se puede disfrutar de una bebida más que fría.

¿Tienes un bar? Después de leer nuestro artículo, ¿te imaginas que pudieras ofrecer algo parecido? ¿tienes alguna idea de producto novedoso? No olvides que desde Timpulsa transformamos tu empresa y podemos hacer realidad eso que ahora es solo una idea.

Ponte en contacto con nosotros y te contamos. ¡Te estamos esperando!

Leave a Reply