Innovación

El proceso creativo, clave para la innovación empresarial

By 8 diciembre, 2016 2 Comments

Al contrario de lo que pueda parecer, la creatividad tiene sus técnicas, no es algo necesariamente innato. ¡Es posible entrenarse para ser creativo! Hoy, hablamos de las cuatro fases que integran cualquier proceso creativo.

El proceso creativo en 4 fases 

Podemos distinguir claramente la creatividad de la innovación: la creatividad hace referencia a la generación de ideas, mientras que la innovación implica la aplicación práctica de esas ideas y la explotación de las mismas en el mercado.

En ese sentido, cualquier estrategia de innovación empresarial requiere, después de la definición de los objetivos de empresa y de sus fortalezas competitivas, creatividad o, lo que es lo mismo, la generación de nuevas ideas. Para ello, existen distintas técnicas y herramientas de creatividad interna que permiten generar ideas que, después de filtradas y concretadas, darán paso a nuevos proyectos que aseguren el éxito y la diferenciación empresarial.

Así, la creatividad se convierte en un punto clave en las estrategias de innovación de las organizaciones, hasta el punto de que puede considerarse un recurso económico fundamental para las empresas.

Además, a pesar de lo que pueda parecer, y aunque existe un componente innato de creatividad en las personas, la creatividad es un proceso que, a pesar de no ser siempre lineal, se puede dividir en cuatro grandes fases. Cada una de las cuales cuenta con sus propias técnicas y herramientas de desarrollo:

1º: Fase de cuestionamiento y preparación.

En una primera fase del proceso creativo es necesario saber dónde nos encontramos. Se ha de identificar la existencia de un problema, o de cualquier cuestión que resulte de interés o genere preocupación, al que es necesario dar una solución o respuesta. Lo importante en este primer estadio será nutrirse de la mayor cantidad de información posible acerca del problema en cuestión. Para ello, se pueden utilizar distintas herramientas como los mapas mentales, que ayudan a tomar ideas por separado y organizarlas sobre papel dibujando un mapa.

2º: Fase de incubación e iluminación.

De lo que se trata en esta fase es de buscar, de manera intuitiva, posibles soluciones alternativas al problema. Para este momento del proceso creativo son importantes técnicas como el brainstorming o el método SCAMPER, que permite someter al problema a una serie de preguntas estandarizadas para detectar nuevas posibles soluciones alternativas al mismo.

3º: Fase de verificación.

Esta tercera fase tiene como objetivo recoger todas las ideas generadas en la fase de iluminación y someterlas a un proceso racional de filtración: es necesario descartar aquellas ideas que no resulten prácticas o que se prevea que no lograrán resolver el problema. Además, es importante validar que las ideas que no son descartadas resultan factibles: en función de sus costes, del tiempo necesario para su implementación o de la aceptación que tendrán en el mercado, por ejemplo. Para esta fase del proceso, resultan útiles herramientas como el semáforo del consenso o el AMFE.

proceso creativo

4º: Fase de adaptación y difusión.

En esta última fase se unen el proceso creativo y el innovador. Para hablar de innovación es necesario que la idea generada en el proceso creativo se materialice, se introduzca y se comercialice en el mercado. Después, vendrá la difusión en el mercado, lo que permitirá ir adaptando la idea a las necesidades de los potenciales clientes.

Convertimos tu empresa en una organización creativa e innovadora.

Tu empresa tiene que ser creativa e innovadora, sí o sí. Y no sólo en el sentido de saber resolver los problemas que vayan surgiendo a lo largo de su vida, sino como parte de la cultura empresarial y el modus operandi de la organización: sólo las empresas que integren procesos creativos en su cultura corporativa serán empresas innovadoras. 

En Timpulsa contamos con el modelo TIM21, enfocado en promover, recoger y tratar adecuadamente las ideas que diariamente surgen en el corazón de tu organización, para convertir la creatividad en una fuente de riqueza. Te facilitamos servicios totalmente personalizados y adaptados a las personas, proyectos y a tu organización.

1º CONOCER

En esta primera etapa, conocemos cuál es la situación de la empresa, desde dónde parte. Para ello, utilizamos un mapa de calor que muestra qué porcentaje de empresa del s.XXI es. Esto nos permite marcar mejor la estrategia digital de tu empresa.

2º SER

Cuando conocemos mejor a la empresa y donde se encuentra, creamos su ADN empresarial al que han de alinearse todos los miembros de la organización.

3º TRANSMITIR

En esta etapa, nuestro equipo comienza a lanzar ideas y crear una estrategia de marketing 360 en la que el cliente es el centro de todas las acciones: SEO, email marketing, RRSS, UX, eventos…

4º INNOVAR

La última etapa, no es literalmente la última, ya que supone el comienzo del camino. Somos conscientes de que tenemos que movernos a la misma velocidad que avanza el mundo en esta revolución digital y no perder el posicionamiento. Por ello, mantenemos una relación con nuestros clientes a quienes acompañamos 100%

🚀 Te impulsamos. ¿Vienes? 🚀

2 Comments

Leave a Reply