Innovación

4 tipos diferentes de innovación empresarial

By 18 noviembre, 2016 No Comments

Steve Blank es uno de los empresarios y académicos más reconocidos en Silicon Valley (California), y escritor del método Lean Startup. En uno de sus discursos, Blank hace una distinción entre cuatro tipos de innovación empresarial, que nos parece muy interesante abordar en el blog.

4 tipos de innovación empresarial.

Según Steve Blank, con carácter general, innovar significa introducir algo nuevo. Pero en un contexto empresarial, esa definición necesita matizaciones: es entonces cuando el profesor distingue los cuatro tipos de innovación que se pueden crear en una corporación.

1º: La iniciativa individual.

El primer tipo de innovación empresarial es la iniciativa individual. De lo que se trata en este caso es de construir una cultura corporativa en la que cualquier persona pueda proponer una idea o comenzar un proyecto: es decir, de que sean los propios trabajadores los que desarrollen de forma individual proyectos innovadores con el apoyo y el respaldo de la empresa.

Para que este tipo de innovación se dé con éxito en el corazón de una compañía, se hace necesario que la propia empresa proporcione a sus equipos los recursos necesarios para ello. Es el caso, por ejemplo, del gigante Google, que no sólo ofrece la logística necesaria para el desarrollo de proyectos innovadores, sino que además permite a sus empleados dedicar un 20% de sus jornadas laborales a trabajar en sus propias ideas.

2º: La mejora de procesos.

El segundo tipo de innovación empresarial, y quizás la más extendida, es la mejora de procesos. Se trata de aquellas innovaciones que no requieren un cambio en el modelo de negocio de la empresa, sino que se llevan a cabo gracias a la mejora de los procesos productivos: reduciendo costes de fabricación, introduciendo nuevos productos o mejorando la logística, por ejemplo.

innovacion

El claro ejemplo son compañías como Coca Cola, que cada año lanza nuevos productos al mercado, que distribuye a través de sus canales tradicionales: nuevos refrescos o nuevos sabores de los refrescos que ya tiene en el mercado, por ejemplo, lo que le ayuda a asegurar y defender su negocio principal.

3º: La innovación continua.

El tercer tipo de innovación empresarial es la innovación continua. Puede que sea este el tipo de innovación más difícil de conseguir dentro de la empresa: es la que lleva a cabo una compañía apoyándose en la fortaleza su modelo de negocio, pero introduciendo nuevos elementos. Obliga a la revisión continua del modelo de negocio, y puede llegar a modificarlo rompiendo por completo con el original.

Es lo que hizo Amazon con Amazon Kindle (su lector de libros electrónicos): apoyado en la fortaleza dela compañía como distruibuidora de contenido, desarrolló la tecnología y el proceso de producción para abrirse a nuevos mercados. Es decir, introdujo una propuesta de valor complementaria, pero sin modificar su segmento de clientes.

4º: La innovación disruptiva.

El cuarto y último tipo de innovación es la innovación disruptiva. Es la innovación que asociamos con las startups, la innovación que crea nuevos productos o servicios que hasta entonces no existían.

Es el caso de los coches en la década de 1910, la radio en la década de 1920, la televisión en la década de 1950, el fax en la década de 1970, los ordenadores personales en la década de 1980, Internet en la década de 1990 y, más recientemente, el smartphone. Estas innovaciones han creado nuevos sectores en el mercado, y han destruido los que ya conocíamos.

Dice Blank que, pese a lo que pueda parecer, la mayor parte de estas innovaciones disruptivas no nacen en el seno de grandes empresas que cuentan con grandes recursos, sino que generalmente son las startups y las pequeñas y medianas empresas las responsables de este tipo de disrupciones.

Es decir, mientras los dos primeros tipos de innovación se llevan a cabo en las buenas empresas, y el tercer tipo se lleva a cabo en las grandes empresas, este cuarto tipo de innovación, la disruptiva, se lleva a cabo en las empresas extraordinarias, que crean productos y servicios completamente nuevos: Apple es un buen ejemplo de ello.

Innovar internamente es duro, ¡actúa como una startup!

Según Steve Blank, innovar dentro de una empresa ya existente es difícil: lo mismo que hace que esa compañía funcione, cada política y procedimiento que la hacen eficaz, es lo que frena la innovación. Y es que en lo que se refiere a innovar, las empresas tienen dos elementos en contra: en primer lugar, que los mercados valoran más la rentabilidad del capital que la innovación y el desarrollo; en segundo lugar, y consecuencia de lo anterior, que la tónica general lleva a las empresas a invertir sus recursos en ejecutar su modelo de negocio.

Entonces, ¿cómo puede una empresa innovar al tiempo que ejecuta con éxito su negocio actual? Según el profesor, es imprescindible, en primer lugar, que los directivos de las compañías entiendan que la innovación no es la excepción, sino que tiene que integrarse en la cultura corporativa.

innovacion
Segundo, y tal vez lo más difícil, es reconocer que la innovación es caótica, desordenada y genera inseguridad. No va a funcionar todo, pero el fracaso al innovar debería servir únicamente para aprender: las empresas necesitan políticas de innovación, procesos que creen innovación e incentivos para crear innovación. Solo así la innovación formará parte del modelo de negocio, y no se considerará una excepción.

En Timpulsa somos conscientes de que el miedo al cambio es real, pero también de las infinitas posibilidades que supone para cualquier empresa afrontar un proceso de transformación que la convierta en una empresa innovadora, adaptada a las nuevas y cambiantes necesidades. Porque, ¿cuántas iniciativas valiosas e innovadoras duermen en las almohadas de tu equipo?

Llámanos, te enseñamos a ser creativo.

Leave a Reply