Marketing Digital

El marketing digital: origen y fundamentos

By 4 octubre, 2016 2 Comments

El marketing y la comunicación han ido evolucionando a lo largo de los años hasta llegar a ser lo que hoy conocemos como marketing digital. ¿Cómo y por qué surgió? Y, ¿cuáles son sus fundamentos?

Un poco de historia sobre la publicidad.

A principios del siglo XX, las empresas no invertían en publicidad, si no que se centraban en mejorar los procesos de producción de las fábricas. Entre los años 50 y 80, empieza a aumentar la competencia, y el cliente se sofistica: la demanda de productos más elaborados y diferenciados crece, aparecen la radio y la televisión, y todo ello impulsa el nacimiento de la publicidad centrada en el producto.

No es hasta mediados de los 80 cuando las empresas empiezan a escuchar al cliente para diseñar productos únicos y personalizados. Es durante estos años cuando se desarrollan disciplinas como el telemarketing y el marketing directo, las bases de datos y los sistemas de información. Entonces, el marketing y la publicidad se centran en el cliente y no en el producto.

Sin embargo, el mayor cambio que ha sufrido el marketing arranca en los años 90. La revolución digital ve nacer un mundo globalizado y un mercado donde coexisten productos similares a precios similares, que son comercializados mediante canales similares: en consecuencia, la publicidad masiva pierde impacto, y el marketing tiene que cambiar. Las empresas se centran en aportar valores añadidos que los diferencien, y en ofrecer al cliente una experiencia única: las marcas se convierten en marcas sociales que se relacionan con su público objetivo a través de todos los medios que tienen a su alcance.

Hoy, a todo se ha unido la irrupción de las nuevas tecnologías y la digitalización, que han dejado paso al Marketing Digital. Pero, ¿qué es y cómo puede ayudar a nuestra empresa?

Los fundamentos del Marketing Digital

Podemos definir el marketing digital como la aplicación de las estrategias de marketing llevadas a cabo en los medios digitales: es decir, si trasladamos todas las técnicas del marketing tradicional al mundo online y las adaptamos a las nuevas herramientas, dará como resultado el marketing digital.

Paul Fleming, experto en Marketing Digital y Social Media, asegura que las 4P del marketing tradicional (Product, Place, Price y Promotion) se traducen en 4F cuando hablamos de marketing digital: flujo, funcionalidad, feedback y fidelización.

· Flujo. El flujo en el entorno digital viene dado por la interacción que las páginas web permiten al usuario: podemos definir entonces el flujo como el estado en que entra el internauta cuando navega en Internet, cuando un sitio le ofrece una experiencia interactiva y con valor añadido.

· Funcionalidad. En marketing digital, entendemos que una web es funcional cuando es atractiva, es fácil navegar por ella y, en consecuencia, resulta útil para el usuario. No basta con que el potencial cliente acceda a nuestra web (flujo), si no que para ser captado nuestra presencia online debe ser funcional, y nuestra web debe ser fácilmente “navegable”.

· Feedback. Puede que el feedback sea una de las mayores ventajas que ofrece el marketing digital a las empresas para conocer a sus clientes y mejorar su experiencia: si el usuario está en estado de flujo y mantiene su navegación gracias a la funcionalidad, empieza a dialogar. Y aquí reside el gran poder de Internet.

· Fidelización. Por último, y para poner el broche, llega la fidelización: si una empresa se preocupa por el cliente y demuestra interés por sus necesidades, ese cliente será más propenso a ser fiel a la marca.

marketing-digital

Si bien es cierto que no todos los autores están de acuerdo: hay expertos que aseguran que estos fundamentos no son nuevos, si no heredados del marketing tradicional. De hecho, si pensamos en una persona que entra en una tienda física podemos encontrar todos los elementos: el cliente potencial habla con el dependiente (flujo), observa los productos ordenados y clasificados en los mostradores (funcionalidad), opina o pregunta acerca de ellos a sus allegados y al propio dependiente (feedback) y, si finalmente le gusta el producto, vuelve a comprar en la misma tienda (fidelización).

¡Da el salto a la digitalización!

Está claro que Internet y las nuevas tecnologías ofrecen poderosas herramientas para que las empresas y las marcas desarrollen estrategias que les permitan mejorar su reputación online, captar nuevos clientes, fidelizar los actuales y, como consecuencia de todo, aumentar las ventas, la productividad y mejorar sus resultados.

Sin embargo, todo ello suponemarketing-digital un cambio radical en las compañías, y en Timpulsa somos conscientes del vértigo que implica abrir las puertas a la transformación digital. Por eso, te acompañamos durante todo el proceso de digitalización para asegurar que tu empresa se convierta en una auténtica empresa del siglo XXI, mejorando su rendimiento desde el primer día.

Para ello, elaboramos un plan de marketing totalmente personalizado para tu empresa: desde el análisis de mercado, pasando por la definición de los objetivos y hasta su ejecución. Además, y de manera integral, diseñamos una estrategia, te ayudamos a implantarla y optimizamos tus resultados.

Si cuentas con nosotros, tendrás un departamento de marketing 360º trabajando para ti: nos encargamos de la comunicación, la imagen y el posicionamiento de tu marca para que ganes visibilidad y atraigas a más clientes; si tienes una tienda online, estudiamos tu negocio y planeamos estrategias para que incrementes tus ventas; y, por su puesto, te ayudamos a llevar tu negocio al e-mobile.

¡Adáptate! Nosotros te ayudamos.

2 Comments

Leave a Reply