eCommerce

El comercio electrónico: ¿qué es ecommerce?

By 21 septiembre, 2016 4 Comments

Las ventas por internet han crecido de manera exponencial en los últimos años. Por eso, no es de extrañar que gran parte de las empresas hayan creado su propia tienda online.

¿Qué es el ecommerce? 

Ecommerce es un término anglosajón que se refiere al comercio electrónico o comercio online, es decir, la venta o el intercambio de bienes, productos y servicios a través de Internet. En ese sentido, y aunque parezca mentira, podemos trasladar todas las características del que llamaríamos “comercio tradicional” al ya conocido de sobra comercio electrónico: la única diferencia es que en el ecommerce, la transacción se lleva a cabo íntegramente por medios electrónicos.

Así, Internet se ha convertido en un canal de venta más que efectivo, que ha permitido a las empresas aumentar sus volúmenes de venta y hacer crecer su negocio. Sólo hay que pensar en alguno de los beneficios que crear una tienda online puede tener para una organización, independientemente de su tamaño:

Por un lado, el comercio electrónico permite a pequeñas y grandes empresas ofrecer sus productos y servicios a personas de cualquier parte del mundo: Internet es un canal global, que no conoce barreras, y se ha convertido en el escaparate perfecto para que las empresas lleven su negocio a todos los rincones. Sin olvidar la gran ventaja que significa para cualquier empresa poder estar disponible los 365 días del año, las 24 horas del día.

Por otro lado, y puede que ésta sea una de las grandes ventajas de la venta online, tener un negocio de ecommerce permite a las empresas reducir gastos: ahorran en personal y en espacio físico, sobre todo aquellas empresas que se lanzan al mundo del comercio únicamente por la vía digital.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, el comercio digital presenta algunas desventajas y obstáculos, no siempre fáciles de sortear:

La dificultad más clara que puede encontrar un negocio online es la de la logística: los problemas iniciales con los proveedores debido al bajo volumen de pedidos y las incidencias en su distribución y entrega son los más acusados. El cliente que no está en casa cuando se entrega el pedido, o el que ni siquiera llega a recibirlo, son problemas que es preferible evitar.

Los distintos tipos de comercio electrónico.

Una vez que tenemos claro qué es el ecommerce en su sentido más básico, es importante entrar a distinguir los diferentes tipos de comercio electrónico, que se clasifican en función a distintos criterios:

· El comercio electrónico B2B. En los negocios “business to business” la transacción comercial se realiza entre empresas que operan en Internet: es decir, ninguna de las partes es un consumidor, sino que la relación se produce entre dos empresas u organizaciones.

· El comercio electrónico B2C. El ecommerce “business to consumer” es el más conocido y el más próximo al comercio tradicional: el intercambio se lleva a cabo entre la tienda virtual y el cliente final.

· El comercio electrónico B2E. En este caso, la relación comercial se produce “business to employee”, es decir, entre una empresa y sus empleados. Se trata de un sistema novedoso que consiste en implementar un portal interno donde los empleados pueden acceder a ofertas exclusivas.

· El comercio electrónico C2C. Este tipo de comercio se conoce como “consumer to consumer”, y tiene lugar cuando en la transacción no interviene ninguna empresa, sino dos consumidores. Es, por ejemplo, lo que ocurre en la famosa aplicación Wallapop: un consumidor que ya no necesita un producto, lo pone en venta en la plataforma para que lo adquiera otro consumidor.

· El comercio electrónico G2C. Es el que ocurre “goverment to consumer”, es decir, de gobierno a consumidor: por ejemplo, cuando un gobierno municipal permite que sus ciudadanos realicen algún trámite a través de un portal web.

Por supuesto, estos no son los únicos tipos de ecommerce que existen, ni la única clasificación posible, pero sí son los más comunes, y es importante conocer las diferencias entre ellos para determinar cuál necesita tu empresa.

La importancia del ecommerce.

Muchas empresas y organizaciones tienden a pensar que es suficiente con tener presencia en Internet, sin necesidad de dar el salto al comercio electrónico. Sin embargo, contar con una página web y redes sociales, puede no ser suficiente para explotar al máximo el potencial de tu negocio.

Hemos asistido en los últimos años al nacimiento de un nuevo tipo de consumidor, el cliente digital, acostumbrado a realizar todo el proceso de compra online: desde la búsqueda de las características del producto en Internet hasta el pago final. Ello, no sólo ha propiciado el nacimiento de nuevos modelos de negocio, sino que ha obligado a las empresas a adaptarse y digitalizarse.

En Timpulsa estamos convencidos de que ese proceso de transformación digital es imprescindible para la supervivencia de cualquier empresa. Por eso, acercamos tu negocio al siglo XXI y lo transformamos personal y digitalmente para adaptarlo a las nuevas necesidades del mercado de una manera responsable, disruptiva y centrada en el consumidor.

Si tu empresa o negocio ha decidido dar el paso de iniciar una estrategia de comercio electrónico, no lo dudes y cuenta con nosotros. Implementaremos nuestro Método de Transformación Humano Digital de una forma totalmente personalizada y adaptada a las necesidades de tu organización, y te acompañaremos a lo largo de todo el proceso.

¿El resultado? Convertir la tuya en una empresa viva, con alma, alineada, innovadora, ágil, flexible, diferente, digital, abierta al cambio, en evolución permanente y, lo más importante, centrada en el consumidor.

¿Aún tienes alguna duda? ¡Te llamamos!

4 Comments

Leave a Reply