ActualidadLanzadera del expertoServicios para empresas

La transformación digital necesita información

By 2 junio, 2016 No Comments

Datos abiertos para la transformación digital

– Las empresas necesitan cantidades ingentes de información para funcionar, si los datos son abiertos, se favorece la transformación digital

– Nuestras ciudades generan, consumen y reproducen multitud de datos, la información debe deben estar abierta a la población

– Necesitamos de unos sistemas de gestión basados en datos abiertos que nos ayuden a planificar la expansión de nuestra empresa

LA INFORMACIÓN Y LAS CIUDADES

Las ciudades crecen constantemente. Proliferan como los elementos más comunes en la organización del territorio y así se augura que sea en el futuro. Bien sean inteligentes, sostenibles, digitales, humanas o creativas, necesitan de unos sistemas de gestión bien desarrollados y certeros. La creación ingente de datos en la ciudad hace que se haga prioritario conocer cómo gestionar adecuadamente la información para después poder llevarse a cabo la transformación digital, de empresas y administraciones.

Los núcleos urbanos se encuentran en continuo crecimiento, se establecen como la forma más habitual para organizarse la población y así, el territorio. Actualmente más de la mitad de la población mundial vive en las ciudades (en 2050 se espera que lo haga más de un 66% de los habitantes del planeta, según la ONU).

El problema real está en trasladar el mundo físico al digital, como dijo Carlo Ratti, director del Senseable Cities Lab del MIT:

«Básicamente, estamos construyendo una copia digital de nuestro mundo físico y está teniendo profundas consecuencias«

DATOS ABIERTOS Y EMPRESAS

El open data posibilita el manejo de información a gran escala, no sólo local, sino global. Los datos han de ser abiertos, asequibles para toda la población, ¿por qué? porque generan valor.

El valor de los datos reside en la capacidad del usuario para manejarlos, para utilizarlos y aprovecharlos a su antojo. Los datos son la base fundamental de las decisiones en la organización territorial, en la ordenación del espacio. Nos advierten de situaciones anteriores, su evolución, para poder prever lo que ha de acontecer. Nos permiten anticiparnos.

Los gobiernos, sea cual sea su escala, han de «abrir» los datos. Ponerlos a disposición del usuario -empresas, universidades, particulares, etc.- se hace fundamental. Estos datos, además han de ser homogéneos para su utilización y reutilización, estandarizarse para su rapidez en el análisis y en la capacidad de mando y gestión. Nuestras ciudades, regiones y estados, necesitan de una plataforma de datos global con la que poder trabajar. Al igual les pasa a las empresas, sólo así se conseguirán resultados más fiables, prácticos y dinámicos.

La información es, por tanto, indispensable para llevar a cabo la transformación digital. La mayor parte de esta información tiene un lugar en el espacio, en el territorio, esto permite a los SIG o GIS, Sistemas de Información Geográfica, funcionar como una base de datos potente y versátil para las empresas. Existen multitud de aplicaciones para estos sistemas de información basadas en geomarketing, que es sólo un ejemplo de lo que con datos abiertos y la variable espacial se puede hacer.

El territorio juega un papel fundamental en la toma de decisiones, y esto ha de ponerse de manifiesto. Utilizar técnicas como el geofencing (orientar ofertas según las preferencias del cliente, customizar la oferta espacialmente), la búsqueda de emplazamientos potenciales para diversas actividades económicas o rutas de distribución óptimas, son cometidos de estas técnicas espaciales. Esto sólo es una parte del proceso de digitalización que deben llevar a cabo las empresas, para no quedarse nunca atrás.

Leave a Reply