Lanzadera del experto

9 Errores frecuentes de una estrategia de marketing digital

By 9 noviembre, 2015 3 Comments

Durante estas fechas en que todo el mundo habla de miedos, sustos y temores en Timpulsa se nos ha planteado la siguiente pregunta. ¿Qué es lo que más puede asustar al director de una empresa? ¿Cuáles son sus miedos?

Como coordinador y responsable final de una organización, todo director debe velar por la supervivencia y crecimiento del negocio.  Fallar en esta tarea, no sólo supondrá un problema personal de insatisfacción, sino también un gran problema al frente del resto de dependencias  de la misma.

Y esto nos hizo pensar, ¿cómo podemos ayudar a las personas responsables del cumplimiento de objetivos a superar sus miedos?  Muy fácil, si conocen los fallos o errores más habituales que se suelen cometer a la hora de plantear estrategias, sólo hay que evitarlos.

Después de años en el sector hemos comprobado que casi todos los problemas radican en los fallos que se realizan a la hora de hacer una estrategia, y casi todos comparten puntos comunes. Por ello hoy te desvelamos cuáles son los más  habituales a la hora de elaborar una estrategia de marketing digital, ¡toma nota!

1. No estudiar el mercado.

Básico y de sentido común. Pero uno de los fallos más habituales. El estudio de mercado ( público, competencia, sector…) es un tarea tediosa. Por lo que muchas empresas suelen saltarte el primer paso de cualquier estrategia (ya sea de marketing, comunicación, comercial…) pensando que es innecesario y conocen el mercado. Para conseguir éxito en nuestra estrategia debemos construir cimientos sólidos, y para ello debes estudiar el mercado.errores comunes en estrategia marketing2. Plantear muchos objetivos.

Normalmente cuando planteamos  una estrategia marcamos ciertos objetivos  y la ilusión suele hacer que pensemos a lo grande. Sé consciente, tus objetivos deben ser muy concretos, no demasiados (5 máximo) y reales.  Sé razonable y sobre todo plantea aquello que puedas llegar a cumplir con tus recursos.

3. No plantear estrategias integrales.

Es común que los distintos departamentos planteen estrategias independientes para conseguir sus objetivos. Y esto puede causar que haya objetivos o propuestas antagónicas dentro de la misma organización. Para evitar esto, es imprescindible trabajar los valores corporativos y marcar una estrategia central o de negocio; así como estrategias integrales que se alimenten unas a las otras.

«Unir esfuerzos es reducir costes, pero además es realizar estrategias y acciones complementarias y cohesionadas para toda la organización.»

4. No medir.

Si ya has llegado hasta aquí, sigue por el buen camino.  Muchas empresas plantean buenas estrategias, las ponen en marcha y se olvidan. Este fallo, puede hacer no sólo que no optimices las campañas de la forma adecuada, sino que no sepas cómo actuar en un futuro dado que no sabes cuáles son los aciertos o errores de la misma. Analizar procesos y medir resultados, es parte de una estrategia y uno de los grandes valores que nos da el marketing digital, todo se puede medir.

5. No revisar y poco agilidad.

En marketing digital es menos frecuente, puesto que las estrategias se planean en espacios de tiempo relativamente cortos.  Sin embargo, no debemos dejar de revisar los resultados, las nuevas tendencias u oportunidades que presente el mercado. Introduce cambios en el momento justo, si algo no funcione u otra cosa funciona mejor, es siempre una buena decisión. Para ello debemos buscar procesos de control  y decisión agiles, ya que en apenas horas debemos cambiar de ideas o previsiones. Esto no significa que tengamos que correr o precipitarnos, los cambios han de hacerse, pero hay que hacerlos con seguridad.

6. Olvidar la movilidad.

Cada vez menos habitual, pero aún sigue pasando. El móvil, las tablets o los werables son una realidad y debes tenerlos muy presentes en tu estrategia. Plantea acciones independientes o que se adapten a cada dispositivo. Si no lo haces perderás miles de oportunidades.

7. Los textos y llamadas de atención.

Es algo que no se suele tener en cuenta, sobre todo a la hora de hacer webs corporativas. Si uno tu instrumento de venta es la web, no descuides los textos. Hay que orientarlos hacia la venta, llamar la atención de los usuarios y lograr enamorarles. Un buen texto, bien optimizado a nivel de SEO y con unas llamadas de atención bien estructuradas son fundamentales para cumplir tus objetivos.

8. No tener presupuestos claros.

Es  más habitual de los que crees. Se plantea una estrategia y se llevan a cabo sus respectivas acciones, hasta que de repente nos quedamos sin presupuesto. Bien por una mala gestión o porque ni siquiera sabíamos cuantos recursos estaban disponibles para invertir.  Antes de empezar echa cuentas  y ten muy claro cuánto puedes gastar.

9. Enfoque usuario.

Cuando nos concentramos en sacar adelante los objetivos de una empresa es habitual  perder en enfoque externo y concentrar todos los esfuerzos en la propia organización. Sin embargo, una oclusión demasiado extrema nos hará perder el enfoque real de nuestros objetivos. Que nos son otros que conquistar más parte del mercado enamorando a nuestros clientes o público. De ahí, que sea tan importante no perder NUNCA el enfoque al usuario, plantea acciones para ellos.

«Alimenta sus gustos, deseos y aspiraciones, porque serán ellos quienes harán posible que tus estrategias sean un verdadero éxito.»

¿Incluirías algún error más? ¿Cuáles crees que son los más habituales?

3 Comments

Leave a Reply