Lanzadera del experto

¿Tienes perfil de emprendedor?

By 8 octubre, 2015 2 Comments

No todo el mundo está capacitado para ser emprendedor, poner en marcha un proyecto exige unas características personales y profesionales específicas Para ser un emprendedor se requiere tener cierto perfil, ciertas aptitudes y ciertas características de personalidad. Ser emprendedor significa, además,  de tener una motivación, contar con una situación financiera que lo permita.

Empezar un proyecto requiere un gran sacrificio para la persona que decide liderar una idea o proyecto. Cultivar la inteligencia emocional y saber qué es ser emprendedor y en qué consiste. Las personas dispuestas a crear una empresa deben ser conscientes de que deben poseer una serie de características en su carácter.

Características de un emprendedor

  • Creatividad e innovación
  • Claridad de ideas
  • Capacidad de afrontar y asumir riesgos
  • Capacidad para adaptarse a situaciones nuevas
  • Saber priorizar
  • Capacidad de comunicar y socializar
  • Tenacidad y persistencia: la paciencia es nuestra mejor aliada, ya que crear y hacer crecer suele ser cuestión de largo plazo. Las historias de éxito en poco tiempo o sin esfuerzo pueden existir, pero son la excepción a la regla y no el patrón general.
  • Flexibilidad y capacidad para adaptarse a las circunstancias
  • Optimismo: las cosas siempre se pueden ver por el lado mejor, ser positivo.
  • Ilusión: entusiasmo, motivación…son el mejor combustible en los primeros pasos de la nueva iniciativa.
  • Tener confianza: implica afrontar con ánimo las épocas menos buenas y tener claro en todo momento que nada se consigue con prisas.
  • Capacidad de actuar y querer aprender: debe ser una persona inquieta con curiosidad por conocer su entorno y competencia.

Actitudes imprescindibles para emprender

  • Autoconfianza: capacidad del individuo en creer en sí mismo y en la posibilidad de conseguir sus metas personales. El emprendedor debe tener confianza absoluta en su proyecto y en que está preparado para sacarlo adelante. Las decisiones que tome deben ser de manera decidida, sin miedo y confiado en sí mismo, aunque pueden ser erróneas o el resultado no sea el esperado.
  • Orientación al logro: persistencia para conseguir metas y objetivos personales. Debe saber dónde quiere llegar y estar en disposición de realizar todo lo necesario para lograrlo.           Emprendedor
  • Asumir riesgos: predisposición a no evitar situaciones que impliquen incertidumbre o riesgo potencial. Va a asumir riesgos, pero éstos deben ser calculados. El emprendedor ha analizado el entorno, ha diseñado su producto o servicio, ha analizado la viabilidad de su negocio y ha establecido unos resultados previsibles para su actividad.
  • Expectativa de control: capacidad de la personas para asumir la responsabilidad de sus propias acciones. Es necesario que su expectativa de control sea interna y asuma la independencia de sus acciones con respecto al entorno y la relación entre su conducta y el resultado.
  • Tolerancia a la frustración: capacidad de persistir en la conducta encaminada a obtener un resultado, a pesar de las dificultades o retrasos que hayan de enfrentarse. Va a tener que enfrentarse a retrasos, dificultades o imprevistos que le pueden llevar al desengaño y al fracaso.
  • Orientación comercial: preferencia por las relaciones interpersonales laborales, lo que incluye la capacidad de comunicación y de obtención de la información adecuada para lograr los objetivos que se persiguen, o para la generación de relaciones de colaboración. No actúa aislado, el desarrollo de su proyecto, su puesta en marcha y su crecimiento y éxito van a depender de las relaciones que establezca en diferentes ámbitos, por lo que conviene que tenga facilidad para las relaciones personales, para la comunicación y para la negociación.

Un emprendedor tiene que tener una determinada personalidad, además de contar con habilidades, capacidades psíquicas o intelectuales y, por supuesto, formación y experiencia previa.

Para crear una empresa y tener posibilidades de éxito es tan importante tener una buena idea como tener las actitudes y aptitudes necesarias para ser una persona emprendedora.  Son unas características que conviene conocer para hacer una reflexión y que la persona pueda ser consciente de sus puntos fuertes y débiles. No obstante, si se quiere emprender y no se tiene algunas de esas cualidades, hay soluciones para solventar las carencias. El emprendedor puede corregir sus deficiencias con acciones formativas en habilidades emprendedoras.

2 Comments

Leave a Reply