TimRural

Me vuelvo al pueblo… A emprender

By 20 julio, 2015 No Comments

Hace tiempo, la oferta de servicios en los pueblos era incomparable con la existente en las ciudades. Mucha gente tuvo que emigrar a la “capital”, en busca de mejores oportunidades. Hoy en día, afortunadamente, esto ha cambiado. Gracias a las nuevas tecnologías, en la empresa cada vez se necesita menos la presencia física del trabajador durante todos los días de la semana, pudiendo éste trabajar perfectamente desde un pueblo. E incluso, como en los pueblos se vive cada vez mejor y se han convertido en grandes yacimientos de empleo y oportunidades, así, que cada vez son más los que deciden apostar por una vida más… rural, y en Timrural, nos alegramos de ello.

Es el caso de Roberto Pérez Rodríguez es un emprendedor de altos vuelos, que ha conseguido convertir su gran pasión, la aeroestación, en su medio de vida. A finales de 2011 puso en marcha su propia empresa, “Vallaglobo”, dedicada a dar paseos en globos aerostáticos, la única en la provincia en ofrecer este tipo de servicios. Este joven emprendedor, no dudó un segundo cuál sería la ubicación de su próspero negocio, e instaló su centro de operaciones y hangar, en su pueblo natal, Peñaflor de Hornija, a 25 kilómetros de Valladolid capital. Desde allí parten los tripulantes de sus globos a vivir aventuras aéreas inolvidables, pudiendo además disfrutar después de una visita gratuita al museo de aperos de labranza que la familia de Roberto tiene en el municipio.Vallaglobo_blog_Timpulsa

La zona de vinos de Rueda, la Ribera del Duero, el Valle del Hornija, Torozos, Tierra de Campos y todos sus pueblos… desde el globo de este emprendedor, se ven desde otra maravillosa perspectiva. “Opté por emprender en el pueblo, principalmente por el tema económico, ya que el alquiler de espacios es mucho más económico y los impuestos, al ser locales, son mucho asequibles que en la ciudad. Además, la burocracia de hacer un contrato, solicitar licencias o realizar cualquier otra solicitud, también es mucho más sencilla y con un trato más cercano. Otros factores que me hicieron tomar esta decisión, fue la mejor calidad de vida, el menor nivel de estrés, y el hecho de que era mi pueblo y me apetecía mucho asentarme allí. Los clientes ya te identifican con una ubicación concreta, y eso es una gran ventaja. También hay algún inconveniente, como pueden ser las comunicaciones, especialmente internet, que no va a tanta velocidad como en la ciudad, y a veces también la falta de determinados servicios. Pero las ventajas superan con creces los inconvenientes y yo estoy encantado de haber emprendido en mi pueblo, Peñaflor de Hornija”, explica vehemente.

Sara Molpeceres también optó por emprender en su localidad natal, Olmedo. Esta licenciada en Publicidad y RelacionSaraMolpeceres_blog_Timpulsaes Públicas trabajó durante años en Madrid, hasta que tomó una de las decisiones más importantes de su vida, y volver al pueblo para poner en marcha su empresa de repostería creativa, “Smiles and Sugar”, en la que hace impresionantes obras maestras con la manga pastelera. Esta actividad la compagina con talleres formativos y la organización de eventos tanto para particulares como para empresas. “Me encantaba mi vida en Madrid, pero mi ciclo vital me exigía estar cerca de mi gente y mis raíces, dando un giro a mi andadura profesional con un proyecto ilusionante pero exigente. Digamos que son entornos distintos, pero también momentos existenciales distintos. La clave está en armonizarlo todo y saber aprovechar lo mejor de cada etapa”, afirma esta emprendedora repostera. “Las razones principales de haberme instalado en Olmedo son, el volumen de turismo que acoge con focos de interés cultural tan importantes como el Parque Temático del Mudéjar de Castilla y León, el Festival de Teatro Clásico y el Palacio del Caballero; su excelente ubicación geográfica respecto a ciudades como Ávila, Palencia, Salamanca, Segovia, Zamora y por supuesto Valladolid. Además, es un punto de reunión de parejas de novios, ya que aquí se celebran anualmente las Jornadas para Novios en el Hotel Balneario. Por mi conocimiento de la zona, y porque considero que es el marco ideal para la organización de eventos, por su capacidad hotelera y la calidad de sus servicios”, concluye.

El caso de Roberto Domínguez y su socio José Manuel García, es similar. En junio de 2014 pusieron en marcha en la localidad de Zaratán su proyecTierraHostil_Blog_Timpulsato empresarial “Tierra Hostil”, un campo de juego para practicar Airsoft, una actividad de estrategia, basada en la simulación militar. En su caso, la búsqueda de la ubicación, fue un factor muy importante, que podía condicionar el éxito de su negocio. “Buscábamos una o más naves que tuvieran un terreno alrededor, y encontrar eso en Valladolid y a un precio razonable era muy complicado. Por ello, buscamos en los pueblos más cercanos, y así beneficiarnos de un alquiler más económico y la vez, que nuestros clientes no tuvieran que recorrer demasiados kilómetros para realizar la actividad. La cercanía y el trato personal también son muy importantes. Ante cualquier imprevisto, es más fácil poder acceder a la persona adecuada de la administración para que nos lo solucione”, explica Domínguez.

Artis, el Centro Provincial de Artesanía situado en Portillo es un estupendo ejemplo de proyecto innovador en un pueblo, que está sirviendo para dinamizar toda la comarca. En él se han instalado muchos emprendedores que buscan un lugar adecuado para desarrollar sus ideas de negocio relacionadas con el seArtezana_blog_Timpulsactor de la artesanía. Un ejemplo de ello son los hermanos Carolina y David Tardón y su socio Jesús Ángel del Pozo. Ellos han decidido emprender con un producto sorprendente. Una bebida espumosa de zanahoria, que comercializan bajo la marca “Artezana” y que les sirvió para ganar el segundo premio Campus Emprende 2012 de la Fundación Universidades de Castilla y León. Durante algún tiempo tuvieron el laboratorio en su propia casa, y cuando decidieron que era el momento de buscar una ubicación definitiva, encontraron en Portillo, y más concretamente en el complejo artesanal Artis, lo que buscaban.Para Artezana una de las principales ventajas de instalarnos en un pueblo es que estamos muy cerca de la materia prima, las zanahorias, reduciendo así tiempos y costes de transporte. Por otra parte, Portillo se encuentra a mitad de camino entre Segovia y Valladolid, y muy cerca de Madrid lo que siempre es positivo para temas de logística. Pero lo mejor de todo, es que al ser un pueblo pequeño y estar casi en mitad del campo, podemos escuchar los pajaritos mientras trabajamos, en lugar del rugido de los camiones que es lo que se acostumbra en los grandes polígonos industriales. Estamos convencidos de que nuestro producto va así evolucionando en armonía con la naturaleza, y… nosotros también, comenta Carolina Tardón.

No hay duda. Estos son tan sólo unos pocos ejemplos de que cada vez son más los que deciden volverse al pueblo, para recuperar valores como la calidad de vida, profesionalidad, arraigo, artesanía, y cercanía. La cultura del medio rural está cambiando. Los pueblos cada vez ofrecen más variedad de servicios y recursos, ofrecen naturaleza, infinidad de actividades en el campo, al aire libre y en el propio municipio. La economía local se está fortaleciendo y también la creación y recuperación de nuevos oficios, artesanía, ocio… que sirven para dinamizar los pueblos y fomentar la diversidad social. En Timpulsa queremos fomentar eso precisamente. Queremos la innovación, de nuestros municipios, pero manteniendo sus raíces. Queremos que los pueblos avancen, pero sin perder su cultura y su idiosincrasia. Queremos que haya proyectos, y que éstos hagan progresar las pequeñas localidades que los acogen.

¿Y tú? ¿te vuelves al pueblo?

Leave a Reply