Servicios para empresas

¿Sabes realmente cómo es tu cliente?

By 10 julio, 2015 3 Comments

Uno de los grandes peligros que tiene cualquier empresa es no saber cómo es, cómo piensa o cómo consume su cliente potencial.

Sobra decir que los consumidores, nosotros, hemos cambiado. De hecho, nuestra evolución en cuantos hábitos y prioridades cambia de forma más rápida y brusca de la que lo hace el mercado. Para un segundo y piensa en tu día a día… Verdad que tu decisión de compra ya no se basa en lo mismo que hace cinco años.

Son pocas las empresas o marcas que se adaptan a sus potenciales clientes cuando ven el cambio. Muchas menos las que lo prevén y se preparan para los posibles acontecimientos. La inversión en innovación o los estudios de mercados son tan imprescindibles para una gran empresa como un ‘cazador de tendencias’ para una marca de la alta costura. Sabemos que es costoso, que se debe invertir mucho tiempo y dinero, y que no todos los negocios poseen la infraestructura ni los recursos suficientes, como para poder prevenir cambios o nuevas tendencias.
perfieles de nuevos consumos en centro comercial No te preocupes al final todo es más sencillo de lo que parece, si los objetivos de tu organización están claros, pones atención a lo que sucede en tu sector y escuchas a tus clientes. Recuerda que, si una estrategia te ha funcionado en el pasado, no tiene por qué volver a hacerlo. Invierte en el presente para seguir estando en el futuro.

Contesta esta pregunta en alto: ¿qué estás haciendo por tu cliente? ¿sabes qué necesita? Como consumidor, una decisión de compra comienza en el momento en que tu mente asume que tiene una necesidad y busca como darle solución. Inmediatamente haces una búsqueda, seguramente acudas a un buscador, pidas recomendaciones y compartas tus dudas con tu entorno.

El proceso lineal de compra ha cambiado, como empresa tienes que adaptarte para poder crecer. En este sentido los medios digitales toman el protagonismo. Por un lado, debes crear el impacto y conseguir que te encuentren cuando surge la necesidad. Después debes planificar como va a ser adquirido el producto o servicio para que sus expectativas se vean satisfechas, conseguir que compren y fidelizar una vez el proceso ha terminado.

Hace no tanto estar en todos esos momentos, era casi imposible para cualquier marca, hoy gracias a las redes sociales, la publicidad o el marketing de contenidos puedes interactuar directamente con tu público. Para ello necesitas interconectar todos los procesos, adaptarte a los nuevos hábitos y a los nuevos perfiles de consumidor. Invertir en nuevos medios, estar donde te buscan y donde te puedan encontrar, y sobre todo ofrecer la posibilidad de que el consumidor sepa todo lo que puedes ofrecer para satisfacer sus necesidades.

Imprescindibles:

Un plan de negocio, una estrategia de posicionamiento de marca, un plan de acciones, una web mobile o responsive, canales de comunicación (redes sociales, blog corporativo, atención al cliente…) inversión en publicidad y promociones en función de objetivos. Y, sobre todo, no olvides preguntar hasta estar seguro de que conoces a tu cliente. No sólo debes averiguar qué necesita, sino también si tu cliente ha visto satisfechas sus necesidades.  El resto, dependerá de la calidad de tus productos y servicios y del equipo de trabajo.

Un todo formado de pequeñas cosas que cambian en función de los hábitos de tus consumidores. Desde Timpulsa te invitamos a hacer la prueba, en poco verás cambios en los resultados de tu negocio.

3 Comments

Leave a Reply